jacarandas

No es mera casualidad que las ciudades cuenten con elementos naturales. Una avenida llena de árboles tiene un gran atractivo y reporta muchos beneficios desde el punto de vista ambiental. En los grandes y modernos proyectos urbanísticos se incluyen las plantaciones como parte del manejo de las áreas verdes.  Las jacarandas son elementos naturales impresionantes que cumplen un papel muy importante en la filtración de partículas contaminantes y contribuyen al cuidado del planeta. Hacen mucho más que suavizar las líneas de un paisaje urbano y por eso es fundamental cuidarlas.

jacarandas

 

Especificaciones técnicas de las jacarandas

Las jacarandas son originarias de Argentina, Paraguay y Brasil. En estos países les llaman jacarandá (con acento en la “a” final). Su nombre viene del guaraní que significa “aromático” o “que da olor”. Crecen bajo condiciones climáticas templadas y calurosas, necesitando entre 6 y 8 horas de sol diarias. Pueden crecer tanto en suelo como en maceta.

El aspecto elegante de sus flores es su principal atributo. Alicante, en pleno Levante Mediterráneo tiene el clima idóneo para su crecimiento, ya que además de encontrarse cerca del mar, está apartado de grandes vientos. 

El tronco de 30 centímetros de diámetro puede llegar a alcanzar unos 20 metros de altura. No soporta temperaturas inferiores a 0° por largos tiempos, provocando hasta la muerte en plantas jóvenes. Cada año florece dos veces, en primavera y otoño. Las flores de color violeta tienen forma tubular y miden aproximadamente 5 centímetros.

Estos árboles son considerados semipersistentes, pese a que pueden ser de hoja caduca. Los inviernos de poco frío y viento pueden llegar a conservar las hojas hasta la próxima temporada.

Un árbol que merece atención especial

La jacaranda es un árbol resistente y que no requiere excesivos cuidados. Se mantiene en buen estado siempre que esté en un ambiente soleado y su terreno mantenga cierto nivel de humedad. No necesita de poda y crece naturalmente hasta conseguir esa forma singular que da sombra a las calles de las ciudades costeras.

Respecto al riego, se recomienda hacerlo con agua de lluvia, ya que la planta es sensible a los hongos que pueden generarse por un exceso del mismo. Los árboles deberán estar ubicados de forma adecuada para que su desarrollo sea óptimo. A largo plazo, sus raíces podrían afectar los pavimentos.

Para su cuidado deberemos dejar a un lado los abonos nitrogenados, dando mayor protagonismo a aquellos ricos en fósforo, ya que estimularán su crecimiento. 

Lucha biológica para el cuidado de las jacarandas

El pulgón es la principal plaga que afecta a las jacarandas, la lucha biológica es la manera óptima para acabar con la plaga de forma respetuosa con el medio ambiente y acorde a la legislación. La clave para el éxito en el proceso es conocer cuál es el momento idóneo para la suelta de los insectos auxiliares. 

Los pulgones son pequeños insectos de 0,5 centímetros aproximadamente, de color negro, marrón, amarillo o verde. Se alimentan de la savia de las hojas hasta el punto de crear una melaza que recubre la planta y produce su debilitamiento si el nivel de plaga es muy elevado.

Para acabar con el pulgón, se realiza la suelta de parasitoides, esta especie cuenta con una característica especial, ya que al introducirse en el cuerpo del pulgón, el desarrollo en su interior provoca la muerte del insecto convirtiéndolo en momia.

La identificación temprana del problema es un factor clave para activar el mecanismo de actuación más conveniente y ayudar a que este majestuoso árbol continúe irradiando su esplendor a lo largo de su vida.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies