Un vivero es una instalación agrícola donde se cultivan, germinan y maduran todo tipo de plantas. Podemos distinguir varios tipos atendiendo a su tamaño, infraestructuras o características específicas.

Funciones principales
Su principal función es poder asegurar unas perfectas condiciones para que las especies vegetales puedan desarrollarse y crecer de manera adecuada, aunque es necesario que cumplan algunas características (que se comentarán a continuación) para que esto suceda. Por ejemplo, si contamos con especímenes que no son naturales de la zona y tienen que crecer en un sitio óptimo acorde a sus necesidades. Si no se controla de la mejor manera puede provocar graves problemas como la aparición de especies invasoras. De esta manera, las instalaciones deben estar acondicionadas para que las plantas crezcan para su posterior venta y distribución.

La zona:
Es imprescindible que se tenga en cuenta la zona en la que está ubicado el vivero ya que influirá en la calidad y cantidad de aquello que vayamos a cultivar. Antes de ubicarlo, se deber realizar un estudio de la zona, analizando una serie de elementos geográficos como son el tipo y calidad del suelo, el grado de humedad de la tierra y, sobre todo, el clima y cómo puede afectar al vivero. Así mismo, se debe tener en cuenta que las plantas necesitan un gran espacio para desarrollarse. Cada una de ellas debe contar con un espacio propio para que puedan crecer adecuadamente.

Consideraciones:
Cada uno de los viveros tiene sus propias características como hemos dicho en reiteradas ocasiones, pero, ¿cuáles son las variables para tener en cuenta que todos deberían observar? Aquí entran en juego la textura y el PH del suelo.
Por un lado, la textura determina el nivel de drenaje del suelo. Si ésta no se tiene en cuenta, se podrían ocasionar graves daños (como, por ejemplo, que el agua se almacene en la tierra y no filtre adecuadamente, pudriendo a la mayor parte de las plantas).
Por otro lado, el PH del suelo. Este elemento es más complejo debido a que depende del tipo de planta que se cultive. No obstante, suele oscilar en un punto neutro “ni muy ácido, ni muy alcalino”. A todo ello, el agua empleada deberá tener unos cuidados que podrían ser determinantes a la hora del resultado final. En este caso, el PH tendrá que ser neutro y, a su vez, contener una serie de minerales.

Conocimiento de las plantas:
Lo lógico es agrupar las especies por requerimientos y cuidados similares (por ejemplo, las típicas de clima tropical y que requieren unas altas temperaturas y humedad).
¡Esto es todo sobre lo que son los viveros y lo imprescindible que es tenerlos en buenas condiciones para garantizar lo mejor para tus plantas!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies